Arbol de agradecimiento

En los últimos años, una de mis cosas favoritas que mi familia y yo hacemos en el otoño es sentarnos y escribir todas las cosas por las cuales estamos agradecidos. He tratado de mostrar estas cosas de diferentes maneras, todos loa años intentamos innovar.

Arbol de agradecimiento

Arbol de agradecimiento

El año pasado diseñamos un árbol de agradecimiento imprimible, que hasta hace muy poco colgaba de la pared del comedor. Pero este año he querido hacerlo de otra manera y pensando en como decorar la sala de estar con algún motivo otoñal, se me vino un gran idea. Este año haremos un árbol tal cual, tipo centro de mesa. A mis hijos les encanto la idea, es una actividad familiar perfecta. Este año implicamos a mas miembros de la familia y también participaron los abuelos, así que pasamos una tarde muy entretenida y divertida.

Es una manera muy linda de mostrar gratitud, e inculcar buenos valores a los más pequeños.

Para hacer la actividad un poco más dinámica, conseguí en la papelería unas tarjetas en forma de hojas otoñales, que adapté para el árbol. En años anteriores cada uno dibujó sus hojas en cartulina o papel decorativo, con su estilo propio y también quedó genial, aunque he de decir que Pocoyó y Dora la exploradora también formaron parte.

Arbol de agradecimiento

Arbol de agradecimiento

Suministros

  • Tarro decorativo o macetero
  • Ramitas de arbusto (para darle un toque natural, aunque pueden darle rienda suelta a su imaginación)
  • Perforadora
  • Hilo o cuerda decorativa
  • Tarjetas decorativas (o cartulinas de colores)
  • Tijeras

Procedimiento

Primero perforamos todas las hojas y les atamos la cuerda decorativa, luego preparamos una estupenda merienda para pasar una tarde inmejorable, puse la etiquetas en un bonito cesto para que cada miembro de la familia escribiera sus gratitudes en ellas, conversamos, debatimos, nos emocionamos, reímos y lo pasamos genial. Me encantan estas tardes en reunión, que seguro que mis hijos recordarán cuando sean mayores. Y estoy segura que se convertirá en una tradición otoñal de la que podrán disfrutar las generaciones venideras.

Luego pusimos las tarjetas en las ramas y las colocamos en el tarro. Ahora se a convertido en el centro de nuestra sala de estar y creo que estará ahí durante una buena temporada.

¡También podrías doblar ligeramente algunas de las hojas o doblarlas por la mitad hacia abajo para crear una apariencia más similar a la de las hojas!

¡Me encanta esta tradición y estoy tan feliz de tener una manera de recrearla cada año tan fácilmente!

Tu valoración:¿Qué te ha parecido el artículo?
Valoración: 5 (1 votos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *